Lesiones traumáticas más comunes en el contexto criminológico de Chihuahua

Estándar

A través del análisis sistemático de las lesiones traumáticas del tejido blando y tejido esquelético de un cadáver humano, el médico forense y el antropólogo físico forense pueden proporcionar evidencia significativa para establecer la causa y forma de muerte (DiMaio and DiMaio, 2001; Komar and Buikstra, 2007; Kroman and Symes, 2013).

Para la investigación en torno a casos de muerte violenta o sospechosa de índole criminal, la criminalística, la medicina forense y la antropología forense buscan conocer la verdad de los hechos bajo criterios estandarizados y unificados para informar a las autoridades ministeriales de los resultados de sus técnicas y métodos forenses, acerca de la identificación de las víctimas y la determinación de la causa y manera de la muerte, así como de las circunstancias que llevaron a ella (Protocolo PGR, 2013). Para la criminalística es importante la reconstrucción de los hechos y Montiel Sosa (1997) explica que ésta es resultado del estudio de todas las evidencias materiales asociadas al hecho, que darán base para conocer el desarrollo de los fenómenos de un caso concreto y reconstruir el mecanismo del hecho o fenómeno, con el objetivo de conocer la verdad del hecho investigado.

En México como en otros países, el antropólogo físico forense y el médico forense trabajan en conjunto desde casi más de 35 años (Lagunas and Reyes, 2009; Serrano, 2009; Valencia-Caballero and Methadzovic, 2009; Villa, 2013). Pero en los últimos diez años, sobre todo en el norte del país, en el estado de Chihuahua, nuestro trabajo se enfrenta a un conflicto social en el cual está inmersa entre las acciones de las organizaciones criminales, ya que muchas ejecuciones han tenido lugar en el Estado, al igual que en otros estados del país. El asesinato constante de miles de personas por armas de fuego, puede ser denominado como la forma más común de muerte entre los asesinatos del crimen organizado. Este fenómeno ha estado proporcionando muchos casos de traumatismo balístico, y es más común en el sexo masculino, con uno o más impactos en el cráneo. Aunque hemos documentado más de 200 casos diferentes de traumatismo balístico en restos óseos, el traumatismo romo y cortante están presentes, pero en menos cantidad de casos.

El siguiente caso corresponde con un individuo masculino, en el cual se observa solución de continuidad ósea en parietal izquierdo, con forma rectangular, acompañada de fracturas radiales (imagen 1). Este orificio cuenta con bordes invertidos, lo que indica que es un orificio de salida, mientras que en el segmento del gonion izquierdo se observa otra solución de continuidad ósea, con bordes invertidos y una escotadura presente por su vista lateral (imagen 2), mientras que por la vista media o interna (imagen 3), se observa que el borde no está presente, lo cual indica que un objeto penetró de derecha a izquierda, trayectoria que también está presente en neurocráneo y ambas son consistentes con lesiones traumáticas causadas por dos impactos de proyectil de arma de fuego.

Finalmente, esto como ya se mencionó es un ejemplo del patrón de ejecuciones arbitrarias que se traduce en violación a los derechos humanos.

DSCF1959           DSCF1952                                          Imagen 1. Vista lateral izquierda                           Imagen 1. Detalle externo del gonion izquierdo

  DSCF1954       Imagen 3. Detalle interno del gonion izquierdo

Bibiografía

  • Buikstra J. E. and D. H. Ubelaker. Standards for data collection from human skeletal remains. Arkansas Archaeological Survey Research Series No. 44, 1994
  • DiMaio, V. J. and D. DiMaio. Forensic Pathology, CRC Press, 2nd Edition, 2001
  • Komar, D. A. and J. E. Buikstra. Forensic anthropology: contemporary theory and practice. Oxford University Press, USA, 2007
  • Kroman, A. M. and S. Symes. “Investigation of skeletal trauma” In Research methods in human skeletal biology, Elizabeth A. DiGangi and Megan K. Moore (Eds.) Left Coast Press, 2013
  • Lagunas, Z. y A.M. Reyes. “Apuntes para la historia de la antropología física forense en México”. Revista Criminalidad, Vol.51 No.2 A2009
  • Montiel Sosa, J. Manual de Criminalística, Editorial Limusa, México, D.F. 1997
  • Protocolo para el tratamiento e identificación forense, Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, Procuraduría General de la República, México, 2013
  • Serrano, C. “Historia de la Antropología forense en México”, Presented at The 1rst International Seminary of Forensic Anthropologist, Ined. IIA-UNAM, Mexico, 2009
  • Valencia, L. y A. Methadzovic. “La antropología forense en México” Revista Española de Antropología Física, Vol.30 pp:1-9 A2009
Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s